Biografía

Nací chiquita con un nombre largo: María Laura Díaz Domínguez. Y, aunque me pesaba bastante, traté siempre de volar.

Al principio volé gateando, después corriendo y saltando. También probé tirándome de la cama de arriba con unas alas de papel de diario que me fabricó mi mamá.

Más tarde me di cuenta de que otra forma de volar era leyendo o escribiendo. Así, a los diez, publiqué mi primer poema en el suplemento de chicos del diario La Nación.

Entre los nueve y los doce escribí en una máquina de escribir durísima. De mi novela “El hada Vanesa y el viento”, conservo todavía algunos capítulos.

En esa época, como ansiaba tanto ser escritora, tachaba los nombres de
los autores de las tapas de los libros y, a cambio, ponía el mío.

Más de grande seguí escribiendo a mano. Secretos, la mayoría. Escribía sobre mi familia, la escuela, mis amigos, el amor… Estos son algunos de los diarios que conservo:

Cuando terminé el secundario no me decidía entre escribir o dibujar, que era algo que también me gustaba mucho, entonces pensé que Diseño Gráfico era la combinación perfecta. Me recibí en la UBA, con mención de honor. El diploma me lo entregó mi papá, que también es diseñador.

Los años siguientes trabajé como diseñadora gráfica bastante, mucho, un montón… También me casé y tuve dos hijas hermosas. Vivimos un tiempo en España.

Pero un día, a pesar de que mi vida era linda, me di cuenta de que no estaba volando como había soñado de chica. Entonces hice más liviano mi nombre (“Díaz Domínguez” se convirtió en “Dedé”) y volví a probar con la pluma. Y bueno, aquí estoy. A veces volando alto, a veces volando bajo… eso sí: siempre con algún pajarito en la cabeza.

*********

Salí al mundo descascarada, descorazada, blandita. Como todos, bah. Absolutamente vulnerable. Cuando quise volar, mi mamá me fabricó alas de papel de diario, pero el abismo se me hizo grande y ahí quedé, en el living, dele pone y quita la púa en el disco de Canciones para mí y los Cuentopos de Gulubú, que ya me sabía de memoria. De una Walsh que atravesó esa infancia pasé al otro, a Rodolfo, y fueron años de hacer la revolución o por lo menos la nuestra. Comisión de Acción Social del Centro de Estudiantes, apoyo escolar en el ex Patronato de la Infancia y alfabetización en Rafael Calzada. “Ser buena en lo mío para llegar a más gente”, pensaba después, y entré en la FADU. Cinco años más tarde fui diseñadora gráfica y trabajé muchos más. Pero siempre había querido volar y todavía caminaba. Volar con pluma, quería. Pluma y letras, letras de chicos. Así llegaron nuevas lecturas, ya no solo de Walsh sino también de Wolf, Montes, Andruetto, Colasanti, Ramos, Elvira Lindo, Schujer, Dahl y tantos otros. Seguí diseñando un poco por las dudas, pero mi corazón sabía lo que quería. Hablo de 2003. Ese año publiqué mi primer libro –uno con stickers– y empecé a formarme al mismo tiempo. Fui años al tallees literarios, cursos y seminarios. Y empecé a escribir, siempre con un papel y una birome a la mano. A seguir publicando mi mejor letra. Y a narrar, después, esas historias. Me gusta estar cara a cara con los chicos, que me abracen y abrazarlos. Reírnos juntos. A mí me hace muy bien, y creo que a ellos también los nutre. Así, cuando llegue mi hora, iré nuevamente a esa nube de quizás nada, como antes de haber salido al mundo. Tan blanda y descascarada como al principio, pero sabiendo que siempre di todo de mí, desde mi arte y mis valores, para dejar alguna que otra huella en alguna que otra infancia, solamente para hacerla, por un momento, un poquito más feliz.

María Laura Díaz Domínguez (Dedé) was born in Buenos Aires in 1970. She majored in graphic design and has worked as a designer in many publicity agencies not only in Argentina but also in Germany and Spain. In 2003 she decided to dedicate herself to children’s literature. She writes, illustrates and designs her own books. Moreover, she has been awarded for her work on many occasions.

 *********

María Laura Díaz Domínguez (Dedé) wurde 1970 in Buenos Aires geboren. Sie machte ihren Abschluss als Grafikdesignerin und arbeitete in Designbüros und Werbeagenturen in Argentinien, Deutschland und Spanien, bis sie 2003 beschloss, sich der Kinder- und Jugendliteratur zu widmen. Sie schreibt, illustriert und entwirft Bücher. Sie hat bei Geschichten- und Gedichtswettbewerben Preise und Auszeichnungen gewonnen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *